De dentro y fuera sin querer tropezar

El ser humano acostumbra a tropezar, como mínimo, dos veces con la piedra. Y esto es lo que el aficionado de Osasuna no quiere que pase. Una vez finalizado el mercado de fichajes, el equipo rojillo ha incorporado 11 jugadores venidos de fuera tras ascender. No cometer los mismos errores que en el pasado es lo primero que piensan desde las gradas.

klinsmann

En Segunda, recuperar la identidad generó tanta ilusión como conseguir el ascenso a Primera División. Unidas ambas situaciones, la identificación de cada hincha con el club se sentía más fuerte que nunca. Pero el verano ha generado de nuevo dudas entre los más fieles. Tan solo 7 jugadores del primer equipo y criados en Tajonar cuentan con ficha profesional, una cifra que no llega al 40% de canteranos.

Mérida, Oriol Riera, Sergio León, Jaime y Clerc son las incorporaciones más positivas para el aficionado. Rivière, Fuentes, Fausto y Causic generan dudas, mientras que para muchos Digard y Javi Álamo son más que prescindibles.

A lo largo de su historia la cantera de Osasuna ha formado a grandes jugadores. Pensar en un once formado en Tajonar es, quizá, un sueño. ¿Alcanzable? A día de hoy, para conseguir ser competitivos en la máxima categoría es necesario que Osasuna incorpore a gente de fuera, aunque desde la base se ha trabajado y se sigue trabajando bien.

Defensa: Unai y David García, los hermanos Flaño y la aparición de Buñuel -quizá esporamicamente Hualde-. Para Martín son fijos en el once. Además, sí se cree que Fuentes y, sobre todo Clerc, aporten cosas positivas en las bandas.

torres
Ahora sin Merido, el canterano Torres deberá seguir dando pasos al frente para hacer jugar a Osasuna. FOTO: Osasuna.es

Medio (overbooking): Oier, Torres y De Las Cuevas son piezas clave en el equipo. Fausto parece que contará con minutos, al igual que Fran Mérida. Olavide tendrá que pelear duro por un puesto, como Antonio Otegui y Causic, del que apenas nadie conoce. Jaime puede ser un revulsivo importante junto con Álex Berenguer, que este año cuenta con mucha más competencia en el equipo. Martín, en su inquebrantable 5-3-2, tiene mucho y bueno donde elegir.

Delantero: Kodro también ve cómo en su posición Osasuna se ha reforzado fuerte. Sergio León, Oriol Riera y Rivière llegan para dar gol, una cuenta pendiente de regularidad en Osasuna y que desde la cantera aún tiene que explotar. La competencia está garantizada.

osasuna
La unión, la mayor valía para ser competitivos en Primera División. FOTO: Osasuna.es

En palabras del entrenador Martín Monreal,”las incorporaciones son interesantes y nos van a ayudar mucho”. La pregunta obligada a uno de septiembre es: ¿Todas mejoran lo que tenemos en casa? Habrá que esperar unos meses para corroborarlo.

Hasta entonces, aguardan en Osasuna Promesas Juan Pérez, Jaime Dios, Endika Irigoyen, Barja o Imanol García, jugadores que para muchos aficionados son válidos para el primer equipo y, a su vez, para mantener la unión de la cantera y mayores, una relación-identidad que Osasuna no puede olvidar en su regreso a Primera División.

Novena oportunidad para Fran Mérida

“Tanto a Osasuna como a mí nos ha costado mucho tener esta oportunidad”. Así sentenció Fran Mérida cuando, al final del encuentro ante el Málaga, el delantero tuvo que responder por la vuelta de Osasuna a Primera División. El catalán de 26 años ha militado en ocho clubes diferentes, y aunque la temporada pasada fue clave en Huesca, nunca ha llegado a consolidarse en la élite. ¿A la novena será la vencida?

meridacescarsenal
Fran Mérida (izq.) celebra un gol junto con el español Cesc Fràbregas, en su época en el Arsenal

Nacido en Barcelona en 1990, entró con 8 años a La Masía. Pronto fue demostrando su potencial y se convirtió en una de las perlas de la cantera. ¿Qué paso entonces? Wenger consiguió convencerle y con 15 años puso rumbo a Londres, donde debutaría con el Arsenal el 25 de septiembre de 2007 -con 17 años-. Pero la ilusión hacia el pequeño gunner fue perdiendo peso y Mérida fue cedido a la Real Sociedad meses después -el equipo de San Sebastián acababa de descender a Segunda División-. Allí jugó 13 partidos hasta “desaperecer”.

Atlético de Madrid, Sporting de Braga, Hércules y Atlético Paranaense. Desde su salida del Arsenal en 2010, Fran Mérida intenta recuperar su caché en cuatro equipos diferentes. En ninguno de ellos termina de explotar su talento: pese a la esperanza inicial, ningún entrenador confia en él, apenas cuenta con minutos o es apartado del equipo.

Atletico Madrid's Merida reacts after missing chance to score against Real Madrid during Spanish King's Cup quarter-final second leg soccer match in Madrid
Mérida no congenió bien con Quique Sánchez Flores, quien terminó de relegarle al banquilo del Atlético de Madrid. FOTO: REUTERS/Sergio Pérez

Y de la Seria A brasileña pasó a la Segunda B española. En 2004 Mérida ficha por el Huesca para volver a sentirse futbolista –“lo que necesitaba era empezar de cero”, explicó a El Confidencial-. Y lo consigue. El Huesca asciende a Segunda y en la temporada pasada se convierte en uno de los jugadores más destacados del equipo, anotando 9 tantos -el máximo goleador-, y jugando 39 partidos.

Una década después, Mérida empezó a sonar con fuerza de nuevo entre los medios de comunicación. ¿Qué ha pasado ahora? Osasuna, recién ascendido, se fija en él y le incorpora para las próximas cuatro temporadas.

meridaosasuna
Osasuna y Mérida regresan a Primera División con la esperanzas de volver a sus orígenes. FOTO: Navarra.com

Fran Mérida regresa a Primera División diez años después de deambular por los campos de fútbol. Regresa a un equipo joven, con ambición e ilusión -al igual que el futbolista- para continuar demostrando por qué se convirtió en una de las perlas de una de las mejores canteras del mundo.

No fue titular en el primer partido de Liga, pero fue el encargado de marcar el gol del empate para que Osasuna rescatase un punto. Junto a Torres y De Las Cuevas, la afición tiene muchas esperanzas puestas en el catalán. Con capacidad de moverse por el frente del ataque, tendrá trabajo en defensa y se espera que aporte un plus en los metros finales, tanto como enganche para los delanteros como finalizador.

A sus 26 años Osasuna pasa a ser el noveno equipo para Fran Mérida, que quiere demostrar al mundo del fútbol que quienes apostaron por él no se equivocaron. En Osasuna encontró una situación ideal para seguir creciendo.

 

 

Málaga 1-1 Osasuna: Acción, reacción, repercusión

Osasuna empató ante el Malaga en su regreso a Primera División. Juanpi adelantó a los locales y Fran Mérida, en el minuto 84, hizo el 1-1 definitivo tras una gran jugada colectiva. El calor -unos 35 grados a las nueve de la noche- y las fechas de inicio del campeonato propiciaron un partido con escaso ritmo de juego y poco fútbol combinativo.

Martín Monreal salió con un 5-3-2, con De Las Cuevas como único hombre creativo del equipo. Oier y Fausto cubrían las espaldas y arriba, Oriol y Kodro harían correr al equipo. Osasuna evidenció la falta de creatividad para conectar con los delanteros y aunque Oier y Fausto realizaron bien su labor defensiva, en la proyección en ataque dejaron ver sus carencias en combinación con la pelota.

Influencia Oier y Fausto
Zona de influencia de Oier y Fausto. Foto: AS

Al Málaga también le costó crear juego. La falta de ritmo fue notable en ambos equipos. Juanpi fue el mejor de los andaluces, y aunque al principio estuvo intermitente y con un jugador de Osasuna cerca, siempre que tuvo la pelota encaró y entre líneas quiso crear peligro. Con Camacho guardándole las espaldas y junto con Recio, el Málaga jugó más por dentro que por fuera.

influencia malaga
Zona de influencia de Camacho, Recio y Juanpi. Foto: AS

En el primer tiempo no se apreció nada destacable, salvo una mano de Kameni a disparo de Oriol en carrera. Fue en el segundo cuando llegaron los goles y fue el Málaga quien se adelantó. Un saque de puerta que acabó en gol. Jony centró raso para que Juanpi desde segunda línea armase un disparo seco al primer palo. Con el 1-0, se vio un Osasuna de…

Acción: Fuentes, que en el primer tiempo se torció el tobillo, acabó siendo sustituido por Buñuel. El canterano debutó en Liga y no defraudó. Con él, Osasuna fue profundo por la banda (46,7% de zona de influencia, la que más) y generó dudas a la defensa del Málaga.

Reacción: Buñuel fue el primer cambio positivo para Osasuna. Y Martín -desde el palco, sancionado- tampoco falló en los otros dos. Entraron Jaime Romero y Fran Mérida -por Fausto y Kodro- y el equipo rojillo se asoció mejor de tres cuartos para adelante.

CqP_4RuWAAAa8-Y
Fran Mérida dio el empate a Osasuna en su regreso a Primera División. Foto: LA LIGA

Repercusión: En una jugada por banda de Aitor Buñuel, llegó el gol. En él participaron los tres suplentes que salieron en el segundo tiempo. Jaime Romero recuperó una pérdida de Buñuel, pasó a De Las Cuevas, quien vio el desmarte de Romero para hacer la pared. Este centró raso con la llegada al segundo palo de Riera. No llegó a despejar el defensa y Mérida, bien colocado, sacó el pie para mandar el balón a la red y conseguir un valioso empate.

Aún tuvo tiempo el Málaga de crear dos ocasiones peligrosas, pero Nauzet y la defensa lograron despejar los balones. A Osasuna le queda un largo camino por recorrer, fichajes por hacer (dos delanteros y un pivote) y jugadores importantes por aparecer (Torres sigue lesionado). Sin embargo, su buena puesta en escena ante el Málaga (quedó 8º la temporada pasada) y la buena actuación de los suplentes mantienen la ilusión entre los aficionados, pese a que hablemos de la jornada 1.

 

 

El legado de Del Bosque

Conocí a Del Bosque hace ahora cuatro años atrás. Por aquel entonces no llevaba ni cinco meses en la Facultad de Comunicación. Y le conocí en la distancia: él asistía para hablar sobre el papel de los entrenadores -era la marca estrella- y yo todavía como un intento de periodista.

Recuerdo que el marqués ni siquiera ocupó el asiento central de una alargada mesa y se sentó en el costado derecho. Yo me preguntaba qué narices hacía allí -naturalmente era la más pequeña de la sala-, mientras él se cuestionaba acerca de la función formadora de los técnicos.

Y sonrío. Además varias veces. ¡El hombre que casi nunca lo hacía, ni aunque le contasen el peor chiste del mundo! O, al menos, eso es lo que se llegaba a leer y advertir a través de una pantalla. Lo que no recuerdo son sus palabras, pero me quiere sonar que los términos valores, respeto, integridad y tolerancia fueron los más repetidos.

delbosque

Cuatro años atrás y tras oficializarse su salida como seleccionador nacional entiendo con una mayor profundidad el porqué de esas palabras: es el legado que deja Vicente del Bosque. Más allá de los títulos, de los triunfos, de las derrotas, de las malas decisiones y de las buenas. Antes que todo eso, Del Bosque es una persona digna. 

No descubro nada nuevo escribiendo esto y es lo primero que uno presupone cuando piensa en el único técnico  que ha sido campeón de Europa y del mundo a nivel de clubes y de selección. Casi nada.

Tal vez hace dos años tuvo que abandonar el barco antes de que las ideas le abandonasen a él. Siguió y solo él cuenta con la razón de más peso que le impulsó a hacerlo. Lo que parece claro es que en todo este tiempo siempre enseñó, primero como persona y luego como entrenador. Y como aquel día que asistí a la charla: sé digno, y más si te dedicas a la profesión más bonita del mundo, quise entender.

No quieren ningún despiste en La Liga

Llegan fechas complicadas. Aunque para Barcelona, Madrid y Atlético jugar cada tres días sea algo habitual, la carga de trabajo acumulada durante la temporada cobra más fuerza que nunca. Además, el aspecto psicológico adquiere una elevada importancia y será crucial para afrontar los últimos meses de competición liguera y los partidos de Champions, si los españoles consiguen pasar de ronda.

La semana pasada tuvieron lugar la idas de los octavos de final de la Liga de Campeones, pero tanto Luis Enrique como Simeone o Zidane ya tienen la mente puesta en La Liga, donde no quieren dar ningún susto más a sus aficionados y sí mantener la tensión hasta los últimos partidos.

El equipo de Zidane, que dijo que le gustaban los retos, abre la jornada ante un Eibar que llega a Madrid con 38 puntos, en novena posición, y con más cosas a ganar que perder. Los locales tendrán que demostrar una vez más que son capaces de reponerse a la derrota en Alemania –el Wolwolfsburgo se impuso dos a cero– y hacer ver a su afición que una victoria ante el Eibar será el primer paso para una remontada el martes.

Por otra parte, los de Simeone vuelan a Barcelona para enfrentarse a un Espanyol que necesita los tres puntos para ponerse con 39 y acercarse un poco más a la permanencia definitiva. El Atleti busca ganar, pues no quiere dejarle al Barcelona un camino fácil hacia el título –como ya consiguió en Liga de Campeones, con un ajustado 2-1 para los de Luis Enrique–.

Precisamente los culés regresan a su origen. Fue en Anotea donde se produjo un antes y un después en el Barcelona, un equipo que ha dejado dudas en sus últimos partidos y que, de nuevo en San Sebastián, quiere apartarlas para siempre. El rival, a una victoria de la permanencia.

Seguir vivo en Liga de Campeones es una de las metas de los tres equipos, pero mantener el mismo nivel en La Liga, también.

La realidad de un sueño

A falta de siete jornadas para que termine la Premier League el Leicester sigue primero con cinco puntos de diferencia sobre el Tottenham, segundo, y a once del Arsenal, con un partido menos y en tercera posición. Los de Raineri han sufrido un cambio tan radical que en casi todas las partes del mundo se quiere que el Leicester sea el campeón.

mahrez
Mahrez celebra uno de sus 16 goles de esta temporada. GETTY IMAGES

Los equipos modestos sueñan cada comienzo de temporada por alcanzar la permanencia y jugar un año más en la máxima competición. Ese complejo de inferioridad supone que en muchas ocasiones no se alcance el objetivo o se consiga en última instancia. Hace poco más de un año los foxes vivían esta típica situación y hoy, sin aparentar sentirse superiores, ningún conjunto sabe cómo hacerles frente: sólo ha perdido tres partidos, por los 19 ganados y 9 empatados.

Creer que puedes conseguirlo es un factor clave, unido a que las estrellas no componen un equipo de fútbol sin que el esfuerzo sea conjunto. Vardy, Mahrez y Kanté son estrellas en el Leicester, titulares indiscutibles que no temen por perder su puesto cada fin de semana, pero que se esfuerzan igual que el portero suplente, aquel que apenas tiene minutos a lo largo de la temporada. El primero no costó ni dos millones y por los dos siguientes el club desembolsó 9,5 -500.000 por Mahrez  y 9 por Kanté.

lleicester
Escribir una leyenda. GETTY IMAGES

En total, la plantilla del Leicester para la temporada 15/16 costó 47,37 millones de euros, casi la mitad de lo que el Barça pagó solo por Luis Suárez. Y tiene un valor de mercado de 127,10M, mientras que el Manchester City, cuarto, suma la cantidad de 501, 75M. Por tanto, el mérito es mayor.

Muchos aficionados piensan que cuando llegue el verdadero momento a los jugadores del Leicester les temblarán las piernas. Otros, que ganarán la competición liguera porque no tienen ninguna presión: terminen victoriosos o no, el logro quedará para la historia. En el fútbol la experiencia pesa mucho y los líderes de la Premier no la tienen. Sin embargo, la esperanza es lo último que se pierde y el Leicester parecen tenerla más que nunca.

La justicia no existe en los banquillos

La sociedad de hoy en día no entiende de proporciones y armonía. Los grises han dejado paso al blanco y negro, a extremos cada vez más radicales. Y si además eres entrenador de fútbol, olvídate de gustar a todo el mundo: idolatrado u odiado. No existe término medio.

A Luis Enrique, Mourinho y Pep Guardiola no se les trata con justicia.

Luis Enrique, Mourinho y Pep Guardiola representan polos opuestos. Entre ellos y sobre ellos mismos. Ya sea por sus personalidad, por cómo se desenvuelven en las ruedas de prensa o en el campo a través de un estilo de juego, a los técnicos del Barça, Manchester United -proximamente- y Bayern de Munich no se les trata con justicia.

pepbayern
Guardiola vive sus últimos meses en el Bayern de Munich. Foto: MARCA

Se dice que son tan buenos gracias a sus jugadores, que ellos no tienen ningún mérito y que cualquier persona podría entrenar a sus equipos. Que se lo pregunten al Tata Martino, a Rafa Benítez o incluso a Zidane. Equilibrar los egos en un vestuario de superestrellas o modificar la táctica de un equipo preestablecido que con anterioridad ha ganado todo lo habido y por haber no importa.

Guardiola ha llegado tan alto que si no gana la Champions cada temporada se le tilda de fracasado.

A Pep Guardiola si no gana en la Champions con el Bayern antes de marcharse a Manchester se le tildará de fracasado, porque ha llegado tan alto que ni si no consigue la máximo competición europea cada temporada, esté donde esté, no sirve para entrenar a fútbol. Curioso que todas las personas que hablan así del Bayern de Guardiola sean aquellas que no siguen la Bundesliga cada fin de femana.

No lo pudo explicar mejor @_90_Minutos en Twitter: “Si valoras a Guardiola por los títulos ganados es que no has entendido nada, y te lo has perdido todo”.

Luis Enrique
Luis Enrique, sonríe; su equipo lleva 38 partidos seguidos sin conocer la derrota. Foto: THE GUARDIAN

Al ser humano le encanta criticar. Le da igual cómo y cuándo. El odio impregna la sociedad comtemporánea y más en concreto, la futbolística. Luis Enrique, Mourinho o Guardiola lo saben, aunque se muestren ajenos a esta realidad y continúen trabajando por mejorar, a su manera, un deporte en el que para los aficionados no existe la palabra conformidad, pero menos para los propios técnicos.